Home / Noticias / Brad Templeton comparte sus ideas sobre los humanos y robots detrás del volante

Brad Templeton comparte sus ideas sobre los humanos y robots detrás del volante 0

brad-templeton

 

Brad Templeton es uno de los desarrolladores que han contribuido con el avance en las tecnologías de coches-robots. Ha sido entrevistado por El Pais, y sus ideas del transporte con coches-robot dejan bastante claros los beneficios que pueden aportar, con la célebre afirmación “los coches robot no beben”.

Templeton se cuestiona si en un futuro se podría prohibir a los humanos conducir coches: “A menudo veo como los coches-robot, Robocars, mejoran. Eventualmente, a los seres humanos les estará prohibido conducir, o estará totalmente desaconsejado a través de impuestos o altos cargos del seguro. Mucha gente piensa que podría suceder muy pronto.

Es fácil ver por qué, los conductores humanos matan a 1,2 millones de personas en todo el mundo cada año, y hieren a muchos millones más. Si tenemos una tecnología que lo hace mucho mejor, ¿no querríamos prohibir el riesgo de conducir? Es una de las cosas más peligrosas que comúnmente hacemos, tal vez sólo adelantada por fumar. Además, los robots están diseñados para facilitar la vida de los seres humanos, no para competir con nosotros, tal y como se ha dicho muchas veces… ¿no?

El empresario y defensor de los derechos civiles afirma en su sitio web: “Incluso si esto va a suceder, no va a suceder pronto. Mi predicción personal es que los coches robot ganarán cuota de mercado muy rápidamente – más como el iPhone que como tecnologías automotrices tradicionales – aunque todavía habrá un montón de coches de estilo antiguo por muchas décadas, y un montón de gente a la vieja usanza. La historia demuestra que somos muy reacios a prohibir las viejas tecnologías. Aún se pueden conducir los viejos coches, a pesar de que son trampas mortales terriblemente inseguras para los estándares de hoy en día, y grandes máquinas contaminantes.

Mientras que a menudo se habla sobre el gran número de muertos, y lo malos que son los conductores humanos, la realidad es que se trata de una pequeña porción de un número más grande de personas que conducen. Existe otra cifra muy grande de gente que nunca va a tener un accidente en su vida, y mucho menos lesiones graves o de muerte. La persona promedio probablemente conduce alrededor de 600,000 millas en la vida (en los EE.UU). Hay un accidente por cada 250,000 millas de promedio, pero estos accidentes no se distribuyen de manera uniforme. Algunas personas tienen 4 o 5 accidentes, y muchos no tienen ninguno. Lo que se puede deducir es sencillo, prohibir la conducción no es una solución que vaya a salvar más vidas a menos coste.

Como conclusión, prohibir la conducción humana sería una presunción de culpabilidad general, donde la mayoría son inocentes, y una dura llamada desde el punto de vista político. Afirma Templeton

Más información: El País | 4brad

Share