Home / Noticias / Científicos italianos crean un brazo robótico que devuelve el sentido del tacto

Científicos italianos crean un brazo robótico que devuelve el sentido del tacto 0

Life-Hand

 

Científicos italianos han creado un brazo biónico que permite al usuario sentir y distinguir diferentes formas. El proyecto se llama LifeHand2 y fue dirigido por el italiano Silvestro Micera.

Las pruebas llevadas a cabo por Biorobotics Institute en Pisa, en colaboración con la empresa suiza Ecole Polytechnique Federale de Lausanne permitieron que el participante Dennis Aabo Sorenson, un hombre de 36 años de edad natural de Dinamarca, recuperara la sensación en la mano izquierda, la cual perdió en un accidente de fuegos artificiales. Mediante la prótesis biónica, Sorenson fue capaz de distinguir entre objetos tan distintos como una mandarina y una pelota de béisbol con los ojos tapados y tapones para los oídos. Incluso pudo sentir cuando estaba sosteniendo un pedazo de tejido suave o un trozo duro de madera.

Cuando tuve un objeto, podía sentir si era blando o duro, redondo o cuadrado“, dijo Sorenson, “Pude sentir las cosas que yo no había sido capaz de sentir en más de nueve años“, y describe la sensación como “INCREÍBLE“.

Sorenson fue provisto de un brazo mecánico equipado con avanzados sensores en las yemas de los dedos. Los sensores envían señales eléctricas a través de cables a los electrodos que se implantan en el brazo. Los científicos fueron capaces de reactivar los nervios en el brazo, que no habían sido utilizados en una década, y mientras que los ensayos y ajustes duraron sólo 30 días, los científicos creen que el electrodo podría permanecer implantado durante mucho más tiempo sin causar ningún problema.

Esta investigación representa un importante avance en el desarrollo de prótesis sensoriales y contribuirá en cierta medida a la solución de los problemas anteriores de las manos mecánicas que podían aplastar fácilmente lo que estaban intentando sujetar. Se abre un mundo nuevo en el campo de las prótesis sensoriales y la interacción de la robótica con el ser humano.

/watch?v=W6T9tD7rQEA

Más información: El País| Unicampus

Share