Home / Noticias / Los 5 peores robots de la Historia (o casi)

Los 5 peores robots de la Historia (o casi) 0

Nadie duda de que el proceso creativo de un robot es duro y lleva tiempo y muchos cálculos, pero a veces se nos escapan pequeños detalles que abocan a los prototipos al fracaso y en muchos casos a ser incluidos en listas o en videos virales. Es el caso de los robots que hoy nos ocupan.

X2xsYid

 

 

 

Los 5 peores robots de la Historia

El  ketchup, como si lo regalasen

La idea podría haber funcionado y hasta tiene su gracia. Pero la precisión dosificadora de este robot va más allá del paroxismo, y más que a la hostelería podrían haberlo dedicado a los efectos especiales de las películas de terror.

Ya me imagino la cara de la madre del inventor de este robot cuando llegó a casa y le dijo -‘Mira mamá acabo de inventar un robot dosificador de ketchup. Saca tu mejor mantel e invita a todos los vecinos a merendar perritos calientes. Se van a quedar con la boca abierta’

Lo único que quedó abierto fueron las carnes del sufrido inventor cuando su madre le crujió el lomo a zapatillazos.

 

El robot de la película Deathless devil

Está claro que cuando no hay presupuesto tienes que hacer la peli con lo que tienes. Pero con dignidad. Y en esta película turca de 1973 no había dinero ni para tener dignidad. Este robot, del bando de los malos, era un temible asesino que te mataba de un abrazo. Como si de un osito Teddy se tratase, pero en chungo. No llega a ser tan cutre como los Transformers de 2013, pero casi.

Los monigotes de plastilina de mi hermano pequeño daban más miedo. De los peores robots de la historia del cine que hemos visto.

 

La cerveza,  con espumita, pero no tanta

Un artilugio para vaguetes con su tazón de aperitivos y todo, con un aire muy de los ochenta. No se ve al inventor en el video pero seguro que iba en chandal de tactel y tenía una cinta en la cabeza al estilo de John McEnroe.

Bien pensado, pero al igual que en las películas de serie Z, se acabó el presupuesto y la calibración la dejaron para otro día. Así que la cerveza queda servida como cuando ya vas muy borracho, que te da igual ocho que ochenta. Para más inri, los materiales fijo que eran made in vete tu a saber dónde, y va el brazo y se cae.

 

¿Una galletita?

Este brazo robótico haría las delicias de las madres de esos niños que son un tostón para comer, porque nunca quieren nada y nada les gusta. ¿Por qué? ¿Porque les da pacientemente de comer? No, porque reparte galletas de las buenas. Comer, no comerán, pero iban a espabilar de lo lindo.

Nota: ¿Qué pasa en el mundo de los inventores con la calibración?

 

El robot Curiosity

El Curiosity aparece por (de)mérito propio en este artículo. Dentro de su categoría, la de robots en los que no se ha escatimado en gastos porque van hasta el infinito y más allá, es el peor valorado entre 7 misiones espaciales de la NASA, superando a Rodrigo Rato, que fue elegido quinto peor alto directivo del mundo según Businessweek.

Costó la friolera de 2.500 millones de dólares y fue tan mal valorado porque su proyecto carecía de preguntas e hipótesis específicas y ciertamente comprobables, según el comité de expertos que le valoró.

Curiosity

 

Gracias a todos por vuestros comentarios.

Podéis seguirnos en Facebook y Twitter.