Los robots más cutres del mundo

Simone Giertz es la reina de los robots cutres.

Esta inventora sueca de robots es una youtuber muy famosa. Se proclama a sí misma como la “reina de los robots de mierda” [sic] y en su canal de Youtube muestra sus creaciones robóticas realizando tareas cotidianas como servir cereales en un bol y añadir leche (mejor diríamos que lo desparrama todo), pintarle muy mal los labios, echar como si no hubiese mañana champú en el pelo, un despertador dándole infinitos manotazos en la cara, un casco para cepillar los dientes, el robot aplaudidor, la máquina cortavegetales y muchas cosas más.
Unos robots que son 100% funcionales pero 100% inservibles, en palabras de la inventora. En realidad se trata de satirizar con la obsesión por las nuevas tecnologías y la pereza que nos da realizar las tareas diarias.

los robots más cutres del mundo

 

Los robots más cutres del mundo:simplificar la vida de manera divertida

Muchos de los divertidos robots de Simone Giertz son una mezcla fascinante de máquina entrañable con toque de humor negro.

Giertz, una loca de los robots chiflados e inútiles tiene más de 300.000 seguidores en Youtube. Su lema es “¿Por qué no?” y esgrime en su defensa que su dedicación a estos robots inútiles es una legítima forma de pasar el tiempo. Es curioso que, aunque hace vídeos de Ciencia y Tecnología en YouTube, ella misma no sabría muy bien en qué categoría se incluiría.

Esta peculiar inventora empezó a crear robots porque siempre ha tenido un montón de ideas y ese ha sido el principal motor que la ha llevado a aprender sobre la marcha en cada creación. Dependiendo de la complejidad del robot, su fabricación puede llevar desde una tarde hasta varias semanas de trabajo.

Afirma que su vida es maravillosamente bizarra y se considera una firme defensora de la teoría de que robots y humanos podemos convivir en perfecta armonía y aunque puede que tomen el control de determinados campos de la vida cotidiana, sólo lo harán con la parte que nosotros queramos entregarles.