Parece ser que a los niños coreanos eso de aprender inglés les aburre soberanamente. Además, en ciertas zonas rurales escasean los profesores de dicho idioma. Es por ello que el Korean Institute of Science and Technology ha creado 29 robotsa los que ha bautizado como Engkey que se ocuparán de la ardua tarea de enseñar a los pequeños coreanos la lengua de Shakespeare.

Más que robots inteligentes son en realidad plataformas de telepresencia: existe un profesor real detrás de cada robot, a través de videocámaras son capaces de dar clase, vigilar a los alumnos, pasear por las aulas y por supuesto, enseñar la materia y resolver las dudas de los alumnos en tiempo real. Una experiencia pionera que nos hace preguntarnos por el papel de los profesores y el futuro de la enseñanza. Esperaremos resultados. Vía>Neoteo

Share